¡Nunca más silencio!

El 2019 fue testigo de un estruendo feminista que no calló. Rodamos las calles en los horarios que nos dijeron que no nos pertenecían, alzamos la voz ante las agresiones que habíamos callado históricamente, usamos el glitter como arma de guerra y gritamos justicia por quienes fueron víctimas de feminicidio.

https://www.youtube.com/watch?v=gmqftvqkb08&feature=youtu.be

¡La noche es nuestra cuando salimos a rodar juntas!

Ante la ola de violencia e intentos de secuestro con los que arrancó el 2019 ¡No dejamos que el miedo nos paralizara! Nosotras somos la vida pública y no nos encerramos, así se organizó la rodada nocturna.

#MeToo ¡Contra el silencio!

En abril usamos las redes para denunciar las violencias que vivimos a diario y que habíamos callado. Escritores, músicos, académicos, periodistas en todos los gremios existe acoso y violencia sexual, a través del HT #MeTooMX contamos nuestras historias, defendimos el anonimato y acuerpamos a otras.

Logros colectivos: justicia y decisión sobre el cuerpo 

En septiembre y octubre hicimos historia, una marea verde acompañó la despenalización del aborto en Oaxaca. En octubre abrazamos nuevamente la lucha de Araceli Osorio, el asesino de Lesvy fue sentenciado por feminicidio como resultado de más de dos años de exigencia de justicia y reparación del daño.

https://www.youtube.com/watch?v=8eerlKfP3Cw

Un violador en tu camino

Cerramos el año con una acción colectiva inspirada por nuestras compañeras chilenas. El corazón nos palpitaba a mil por hora cuando cantamos juntas:

Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.

Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.

El violador eras tú.

El violador eres tú.