Moon Ribas: La libertad de ser cyborgs

Ene 22, 2019

Por: Lulú Barrera y Daphne Beltrán

Explorar el movimiento a través del arte y la apropiación de la tecnología ha sido el campo de acción para Moon Ribas, quien ha sido nombrada como “la primer mujer cyborg”. Desde su infancia ha navegado en contra de la convencionalidad, su trayectoria como artista ha estado marcada por la experimentación entre la tecnología, la expresión y la identidad.

¿Qué es ser humana? Hace algunas décadas Donna Haraway nos advirtió sobre el devenir de un ser híbrido, un organismo cibernético que atenta contra las concepciones maniqueístas entre naturaleza y artificio, entre realidad y ficción; en un sentido amplio es lo que Moon Ribas representa. La posibilidad de convertirse así misma en una mujer cibernética que construye sus piezas dancísticas y su identidad a partir de un acercamiento profundo a la naturaleza.

Moon Ribas llevó a otro nivel el papel que el movimiento juega en sus piezas coreográficas y es que hace algunos años decidió insertarse un gadget en el cuerpo que le permite percibir los movimientos sísmicos que ocurren alrededor del mundo en tiempo real.

Aunque la inserción del sensor sísmico planetario no ha sido su único proyecto cyborg, sí fue el primero que le permitió sentirse más unida mental y corporalmente a la tierra; para Moon ser cyborg está muy alejado de lo que nos muestra la literatura y el cine de ciencia ficción, en el que siempre se relaciona el cyborg con máquinas y robots, para ella ser cyborg la ha hecho sentirse más unida a la tierra.

El estar en contacto con otras formas de percibir el mundo, la ha llevado a cuestionar la jerarquía entre diversas especies, en ese sentido ella se considera transespecie, ya que “tiene un nuevo sentido, un nuevo órgano que no es humano y que no la hace ni mejor ni peor, sino distinta”.

Para Moon, ser cyborg le permitió adquirir “el sentido sísmico” por lo tanto, su mayor apuesta es que cualquier persona tenga la libertad de diseñarse así misma, y no sólo al adicionar gadgets al cuerpo sino elegir cómo y a partir de qué percibimos el mundo.

En Luchadoras platicamos con Moon Ribas durante su participación en el WoW Festival Mulheres do Mundo, en Rio de Janeiro, en noviembre de 2018.

¿Hubo algún momento en que sentiste que tus sentidos eran limitados?

Sí, yo creo que sí, que todos nuestros sentidos son limitados, depende de con quién te compares. A través de estos sentidos percibimos el mundo de afuera y comparado quizá con cualquier animal, nuestra especialidad cambia mucho en estos sentidos. Pero todo empezó por el arte, yo estaba estudiando coreografía y movimiento y me di cuenta que hay mucho movimiento que pasa a nuestro alrededor que no percibo y para mí fue como una búsqueda de este movimiento imperceptible, hasta que percibí el movimiento más natural y primitivo que encontré, que es la tierra sacudiéndose a través de terremotos.

Has dicho que te sientes unida no sólo corporalmente sino mentalmente a la tierra, ¿eso qué significa?

Yo creo que es muy diferente saber que la tierra se mueve, que notarlo todo el tiempo, yo creo que ahora que soy cyborg y todo el mundo relaciona esta palabra con máquinas y robots. En realidad yo me siento cyborg y me siento más unida a la tierra porque noto que todo el rato se mueve, físicamente, porque tengo conciencia de ella y también de otros animales, porque soy más consciente de cómo otras especies perciben la tierra. Hay muchos estudios que demuestran que los animales reaccionan antes de que venga un terremoto, así que su experiencia con el planeta es distinta a la nuestra y por eso me siento con una relación más profunda.


“Hay animales que reaccionan de manera anticipada a un terremoto, su experiencia con el planeta es distinta a la nuestra, ahora siento una relación más profunda con ellos”

¿Cómo describirías qué se siente la tierra en tu cuerpo?

Una manera de describirla es que ahora tengo dos latidos, no solamente el del corazón sino el latido de la tierra, hay un nuevo latido en mi cuerpo, es como eso.


“Ahora tengo dos latidos: el de mi corazón y el latir de la tierra”

Donna Haraway en El Manifiesto Cyborg escribió que la liberación se basa en la construcción de la conciencia, de la comprensión imaginativa de la opresión, pero también de lo posible, ¿crees que vivimos limitadas o constreñidas por nuestro ser humano?

Yo creo que sí, de hecho creo que yo apoyo la idea de convertirse en cyborg por la libertad que tenemos todos de diseñarnos nosotros mismos, no sólo adicionar qué partes de cuerpo queremos, qué sea nuestro cuerpo, sino cómo es nuestra percepción del mundo, esto es muy emocionante pero normalmente la gente de poder y la gente que manda no quiere que su pueblo sea libre. Creo que he convertirse en cyborg no es algo ni que la gente rica y de poder quiere, sino es algo que nace de la gente que se hace de las cosas el mismo, de la libertad y de la necesidad de experimentar la realidad de otra manera y de hacértela tuya. Creo que es muy emocionante que cada uno decida cómo experimentar la vida, el planeta y tu vida. Creo que sí, que la gente tiene miedo a los cambios y que la gente se cree lo que le cuentan, sobre todo por las películas de ciencia ficción donde está la unión entre el hombre y la tecnología, que es creada para hacer mal, pero somos nosotros quienes usamos la tecnología, nosotros decidimos cómo utilizarla.

¿En qué magnitud sigues experimentando que te atraviesan otras construcciones humanas como el género?

Lo que a mí me ha hecho cuestionar ser cyborg es más una especie, no tanto como género. Yo me siento mujer y cyborg, y este es mi género, pero me ha hecho cuestionarme más sobre la especie, la relación con otras especies, por eso yo me siento transespecie porque tengo nuevo sentido y un nuevo órgano que no es humano. Tener más o menos sentidos no te hace mejor ni peor, sino que te hace distinta, diferente, es más el cuestionamiento de las especies más que de género.

¿Tienes en mente otra idea además del implante actual?

Para mí, algo natural de la humanidad es continuar explorando y quizá ahora que percibo la tierra, me interesa percibir algo del espacio, es impresionante. Mi proyecto es percibir la actividad sísmica de la luna, los lunamotos.

Si quieres conocer más sobre Moon Ribas dale clic: https://bit.ly/2svm0aL

Otras entradas

Algoritmo machista 2.0 lesbianas en google

Algoritmo machista 2.0 lesbianas en google

Por: Ixchel Aguirre ¿Sabías que cuando escribes la palabra “lesbianas” en Google tienen que pasar seis páginas de videos porno antes de que aparezca un contenido sobre derechos lésbicos? Tal vez sea la glorificación de la sociedad del pene y la masculinidad la que...

Ada Lovelace, la hechicera de los números

Ada Lovelace, la hechicera de los números

Por: Marianne Teixido A finales del siglo XIX, en plena revolución industrial tener una educación en ciencias exactas era algo con lo que una mujer sólo podía soñar. Afortunadamente Augusta Ada Byron era una gran soñadora. Ada Lovelace, como ella decidía firmar, vivió...

Ojos que te espían: Tu privacidad informática en peligro (parte I)

Ojos que te espían: Tu privacidad informática en peligro (parte I)

Por: Irene Soria Guzmán Imagina que en un acto de celebración de tu sexualidad y orgullosa de tu cuerpo decides capturar con una cámara de rollo (sí, de esos que hay que llevar a revelar) el lugar más recóndito y sexy de tu cuerpo con la misma cantidad  de ropa...

En la ola verde con lentes ciberfeministas

En la ola verde con lentes ciberfeministas

Por: Florencia Goldsman Los teclados hierven, las pantallas revientan de verde estridente y el torrente de mensajes, videos,  flyers y Gifs nos hacen temblar de emoción donde sea que estemos.  Quienes acompañamos desde fuera del país el debate por la Ley de...

Algoritmos machistas de google ¿Quiénes son los responsables?

Algoritmos machistas de google ¿Quiénes son los responsables?

Por: Ixchel Aguirre ¿Te ha pasado escribir una palabra en el buscador de Google que marca como error ortográfico?, y luego, con la aparente inocencia de ofrecer un servicio nos pregunta, “quiso decir…”. En realidad detrás de esa sugerencia que parece amable hay una...

¡Vamos offline! Tenemos que hablar (parte II)

Cinco: Construyamos centrales de medios en línea Nuestro impulso online debería ser mordaz. Ser inteligente, en ocasiones un comentario pasivo-agresivo obtiene mayor atracción en las redes. Sitios como Twitter están diseñados para hacernos pensar en respuestas de una...

¡Vamos offline! Tenemos que hablar (parte I)

¡Vamos offline! Tenemos que hablar (parte I)

Por: Nadine Moawad Es el fin de una era para el activismo en línea. Hemos perdido nuestro pequeño espacio seguro e íntimo online para publicar, por armadas de gigantes corporativos, ejércitos de troles organizados por el Estado y absurdos comentarios en la red....

Imilla Hacker: Desarmar la tecnología y el género

Imilla Hacker: Desarmar la tecnología y el género

Por: Lulú V. Barrera Cuando se piensa en lo hacker, se evoca la imagen de un hombre con capucha negra frente a una computadora. Pero esa imagen no es más que un estereotipo que mujeres jóvenes y ciberfeministas están rompiendo. Cualquier mujer que transgreda el orden...

Como twitter (no) protege tu privacidad

Como twitter (no) protege tu privacidad

Por: Alex Argüelles Hace unos días el escándalo sobre Facebook y  Cambridge Analytica salió a la luz. Ante la denuncia por el manejo indebido de la información de 50 millones de personas que usan Facebook, no han sido pocas las organizaciones civiles que se han...