Foto por Fernanda Ruíz

La justicia para las víctimas parece ser un tema olvidado para el Estado, la exigencia por acceder a la verdad y la reparación del daño son un clamor constante para las madres y hermanas de víctimas de feminicidio. Así lo fue para Araceli Osorio.

Activista tras el asesinato de su hija, Araceli nos recuerda que lo que importa es la vida, seguridad y libertad de las mujeres, ella logró convertir la rabia en dignidad y exigir justicia a quienes actuaron de forma negligente en la investigación de feminicidio.

Tras las manifestaciones en donde el glitter se hizo presente para demostrar nuestro hartazgo ante la violencia, la conversación no se centró en las víctimas, por eso invitamos a Araceli a platicar con nosotras, y nos invitó a acompañarla durante la última etapa del juicio de su hija.

Deja un comentario