SADIAT ONDIKE: UN ISLAM POR LAS MUJERES

Traducción por: Laurinda Luz Sánchez

Sadiat Ondike Aziz es una mujer musulmana, activista y miembro de NASFAT, la primera organización con base religiosa en Nigeria. Su trabajo se basa en contrarrestar las falsas creencias que existen y estigmatizan a la religión islámica  y a las mujeres que se adscriben a ella.

Durante la Cumbre Mundial de defensores y defensoras de Derechos Humanos tuvimos la oportunidad de platicar con Sadiat sobre las interpretaciones fundamentalistas del Corán, las relaciones que pueden establecerse entre la religión y los Derechos Humanos y los malos entendidos sobre la religión islámica que crean el imaginario de que las mujeres deben estar sujetas a una gran variedad de normas y reglas morales.

LA EDUCACIÓN COMO HERRAMIENTA PARA LAS MUJERES Y LAS NIÑAS

Sadiat Ondike es la Coordinadora para mujeres en NASFAT, su objetivo es instruir el conocimiento de la religión, y confrontar las ideas erróneas con respecto a la posición de las mujeres en el islam.  

En diversos ensayos, teorías e investigaciones se ha señalado cómo la religión oprime y crea falsas normas. Entre los principios que Sadiat está el reflexionar las malas interpretaciones de la religión, especialmente del Islam, su trabajo consiste en dar información a mujeres y niñas para que le den claridad a la defensa del Islam y los derechos humanos. Estas acciones se llevan a cabo del estudio de citas del Corán en conjunto de los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Ondike nos contó que la esencia del Islam es, en una oración, promover el beneficio y retirar el daño. El Islam – aclara- se trata de piedad, compasión, justicia. Sin embargo debido a que hay versos en el Corán en donde el sentido no es muy claro, estos han estado sujetos a muchos sentidos y han sido interpretados de muchas formas.  

En ese sentido es que hay muchas ideas erróneas con respecto a las mujeres en la religión, pues se piensa que las mujeres están oprimidas en la religión, por ejemplo que “no deben de hablar en público”, pero de acuerdo con Sadiat  lo que Allah dijo en el capítulo 3 del Corán es que las mujeres no deben de hablar de manera seductora.

“Ese verso no dice que las mujeres no deberían hablar en absoluto, sólo prescribe cómo deberían de hablar las mujeres, las mujeres deberían hablar de forma habitual. Entonce,  si las mujeres pueden hablar normalmente, las mujeres pueden hablar en público. De hecho hablaron en los tiempos de los profetas. Las mujeres declararon muchas reglas en la sociedad”.

El trabajo de educación que realiza Sadiat desde la organización tiene un eco en lo que sucede a su alrededor.  Por ejemplo; un problema en países musulmanes es el matrimonio infantil, pero “la religión no dice que las personas se deben casar a edades tempranas, sino que la persona se debe casar cuando sea lo suficientemente madura para entender las necesidades del matrimonio.  Que crezca y que madure física, fisiológica, emocionalmente y que estén listas para el matrimonio antes de casarse”. Es por eso, agrega Aziz “que el Islam enfatiza la importancia de la educación. Al darles educación a las niñas y mujeres, ellas tendrán herramientas para defenderse y decidir sobre su futuro”.


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL ISLAM

Sadiat Ondike reflexiona a partir del Islam a los Derechos Humanos como un terreno de disputa y eje central para cultivar el activismo por el cambio social. “Hay una idea errónea de que los Derechos Humanos son básicamente occidentales.  Y como occidentales, no tiene nada que ver con el Islam”, pero es una idea incorrecta, pues “Dios le ha dado derechos a cada una de sus creaciones, sean hombres, mujeres, niños, plantas, animales, etc. A todas las creaciones Allah les ha dado derechos. Entonces una podría ver los Derechos Humanos como un regalo de Allah a la humanidad. De manera que si las plantas tienen derechos, los animales tienen derechos, las mujeres tienen derechos, y por ende las mujeres sí son protegidas en el Islam”.  En la Sharia, cuerpo del derecho islámico, se habla básicamente de la protección de la vida, de las propiedades, de la dignidad, de la familia y de la riqueza. Para Sadiat el objetivo detrás de esto son los derechos que Dios, Allah, el profeta, le ha dado a los hombres y mujeres.

IGUALDAD EN LOS PROPÓSITOS DEL CORÁN  

Para la defensora nigeriana también es importante detener las falsas creencias u desinformación que existe sobre El Corán, en donde la protección de la mente, está relacionada al intelecto y la educación indicando que este conocimiento es obligatorio tanto para hombres, así como para mujeres. En definitiva, el Corán se dirige a todos y todas, sin excepción.

La protección de la mente es uno de los pilares clave en las sagradas escrituras.

Mantener una función sana del intelecto y nutrirlo a través de la educación son derechos que también se enfatizan para las mujeres. Otra cuestión esencial es el derecho a un propósito propio y el derecho a trabajar.

Sadiat ha estudiado el Corán y citando el libro enfatiza la necesidad por respetar e impulsar un contexto de igualdad de condiciones para las mujeres y las niñas. “En el capítulo cuarto versículo 11-12 en donde Allah habla de la herencia, dice; el hombre puede heredar de la mujer y la mujer puede heredar del hombre.  Pero si a la mujer no se le permite trabajar, ni el derecho a su propio propósito, ¿cómo será posible que se heredé algo de ella?, si se le niega el acceso a sus derechos”.

Los hombres, mujeres, niños y niñas, todos tienen derechos y la religión debe de protege a cada persona por igual. Aziz agrega “El Islam se trata de justicia, piedad, compasión, entonces cualquier cosa que se aleja de esto hasta la injusticia y la inseguridad, eso no es Islam”.

Antes de determinar el significado de los versos del Corán -explica- existe una metodología que se debe seguir, se llama Fiqh. Es como en matemáticas, si no sigues el proceso en la aritmética, seguramente llegarás a un resultado erróneo. Lo mismo pasa con el Islam. Los estudiosos del Islam deberían de llegar a un resultado siguiendo los objetivos del Sharia, de manera que si se llega a un resultado que niega los objetivos de este, es decir que no favorece la protección de la vida, definitivamente eso no es Islam.

NASFAT Y EL BIENESTAR ECONÓMICO

NASFAT es una organización con base religiosa, su fundación se remonta a un grupo de oración, Sociedad Yusrullahi de Nigeria, formado por unas pocas élites yoruba y banqueros musulmanes en Ibadan el 28 de julio de 1984. Sin embargo, lo que actualmente conocemos como Nasrul-lahi-li Fathi Sociedad de Nigeria, surgió en 1995 en la ciudad de Lagos, tras la formación de un grupo independiente de estudios.

Ciertamente dada la orientación secular y occidental de la mayoría de los movimientos sociales, la teorización de estos desde el Islam no resulta convencional. Sin embargo, la organización abraza nociones propias de los movimientos sociales como el fomentar acciones para promover el bienestar social.

Es a través de actividades para impulsar la salud, jornadas de educación y oraciones para el sosiego de las aflicciones espirituales, entre otras labores, que los miembros buscan la igualdad de toda la sociedad musulmana mediante la moral, la piedad individual, la educación y el empoderamiento socioeconómico.

Actualmente NASFAT es un importante conducto de activismo musulmán y se ha convertido en una organización dinámica, influyente y quizás una de las más grandes de la Nigeria contemporánea.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.