El dancehall es uno de mis géneros musicales favoritos, a final de los años 90 me la pasaba bailando con la famosa canción de Pato Banton “Go Pato” o con “Champion” de Buju Banton, pero una puerta de este ritmo se abrió cuando escuché por primera vez  a Sister Nancy con “Bam Bam”.

Con ella descubrí cómo las mujeres jamaiquinas tomaron “la sala de baile” -traducción literal de la palabra dancehall al español-  y abrieron la escena de deejays (cantantes que practican el “toasting”, es decir, que cantan sobre el “riddim”, una base rítmica).

Estamos mujeres también abrieron pista en una cultura de baile basada  en la competencia, que ahora se realiza en casi todo el mundo: “Dancehall Queen”, en ella se destaca la importancia de los movimientos, el ritmo y sensualidad de una mujer en la pista.

El Dancehall incursionó en la escena musical como representación de la vida cotidiana jamaiquina a finales de los años 70, desde esa década se definieron sus ritmos característicos, con la introducción de sistemas de sonido más especializados e instrumentos electrónicos, como los sintetizadores y los samplers. Con altos registros estridentes y líricas controvertidas, los artistas de esta escena se posicionaron rápidamente a nivel local.

Las canciones comenzaron a reflejar la vida del barrio de la época: la violencia, el machismo, incluso la homofobia. Sin embargo, a pesar de estar latentes este tipo de letras, lo que le ha generado bastantes críticas,hay quienes han cambiado ese estilo por letras que reflejan distintas formas de vida, incluso la lucha y la resistencia.

Las mujeres incursionaron en el salón de baile también rompiendo el status quo de la escena, primero como deejays, ya no sólo los hombres competían improvisando sobre bases, las mujeres mostraron la gran habilidad del toasting en el salón de baile.

Sister Nancy, con su famosa canción “Bam Bam”, refleja ese posicionamiento femenino: “Im a lady, I’m not a man, MC is my ambition, I come fi nice up Jamaican, So bam bam, what a bam bam”. Así mismo, otras mujeres cambiaron la mirada del género, entre ellas se encuentra Lady Saw, quien con mucha actitud y atractivo sexual incursiona desafiando a los más rudos del DanceHall.

Acá les dejo un playlist con algunas pioneras del dancehall, así como sus predecesoras, como la gran Koffee ¡Que esta lista las haga pararse a bailar, mover la cadera y dejar volar la sensualidad!

Sister Nancy (Kingston, Jamaica, 1962)

Es reconocida como la primer mujer deejay que dominó la pista del dancehall durante más de dos décadas. Su incursión en el género fue a partir de su familia que ya estaba involucrada en la escena de la música en Jamaica, pero principalmente por Brigadier Jerry, pionero del dancehall. Su canción “Bam Bam” (1982) fue un boom internacional, que agregó ese poder femenino que tanto hacía falta en la escena.

Lady Ann (Jubilee, Jamaica)

Barbara Ann Smith alias “Lady Ann” también es pionera del toasting. Ella tomó la escena por asalto con su super hit “Informer” (1982) posicionándose en la cima de los éxitos jamaicanos de esa época. En una entrevista comentó que para ella no fue difícil posicionarse en la escena pues: “Los hombres con gusto me dejarían el micrófono, porque yo era buena. Simplemente me empujaron a seguir adelante. No tuve ningún problema” (Reggaevibes,2018).

Lady G (Spanish Town, Jamaica, 1968)

Janice Fyffe alias Lady G comenzó como deejay con el sistema de sonido Black Scorpio y su reputación se dio a conocer rápidamente en la escena local. El boom de Lady G se dió a partir de la canción “Nuff Respect” (1988), que se convirtió en el himno de muchas mujeres, pues refleja su lucha en las relaciones, en el ghetto y en el amor y que exigen ser tratadas con respeto.

Shelly Thunder (Kingston, Jamaica, 1965)

Michelle Harrison-Timol alias “Shelly Thunder” es conocida también como la tomboy del dancehall. Comenzó como deejay en 1985 y con su primer sencillo “Shock me a Shock” (1985) que se posicionó como número uno en las listas de reggae en Estados Unidos. Su mayor éxito vino con “Kuff” (1988), una humorística canción que cuenta sobre la actitud de las mujeres ante la infidelidad de los hombres: “Sometimes a man fi get kuff, fi get kuff, fi get kuff”

Macka Diamond (Kingston, Jamaica, 1973)

También conocida como La Diosa del Dinero, Macka Diamond creció en un mundo de música por su padre, el productor de reggae Phillip Munroe. Sin embargo, su carrera comenzó gracias a Sister Nancy quien la animó a convertirse en deejay y por Lady Junie, otra grande del dancehall con quien grabó su primer canción “Don Girl”. Actualmente es una de las grandes del género.

Lady Saw (Saint Mary, Jamaica, 1972)

Marion Hall alias “Lady Saw”, es reconocida como la “Primera Dama del Dancehall” y también como una de las cantantes más atrevidas y con bastante actitud. En 2003 fue ganadora del Grammy como mejor interpretación vocal de pop de un dùp con la canción “Underneath it All” de No Doubt. En 2010 creó su propio sello “Divas Records” con el que lanzó su álbum “My Way” (2010).

Spice (Portmore, Jamaica, 1982)

Con sus diez años de carrera, Grace Latoya Hamilton alias Spice es reconocida como la “Reina del Dancehall” y como una de más vanguardistas por sus atuendos que pueden atraer los ojos de cualquiera. En 2018 se posicionó en el primer lugar de las listas de reggae gracias a su sencillo “Black Hipocrisy”.

Patra (Kingston, Jamaica, 1972)

Dorothy Smith alias Patra comenzó su carrera a finales de la década de los ochenta, su incursión en la escena y en las principales listas de música a través de la canción de Shabba Rank, “Family Affair”, que se posicionó en el lugar 84 del Billboard Hot 100.  Su primer álbum “Queen Of The Pack” en 1993 fue uno de los primeros en las listas de reggae de ese año.

Koffee (Spanish Town, Jamaica, 2000)

Mikayla Simpson alias Koffe es la más joven de esta lista, así como la revelación del reggae en 2018, gracias a que Coco Tea la dio a conocer en el escenario del Festival Rebel Salute. Sus influencias se muestran en su música, que fluye por los diversos subgéneros del reggae y las composiciones buscan la vibra positiva y un mundo mejor.

Regresar

Deja un comentario