Senos, tetas, chichis, chicharrón, bubis, toronjas… infinidad de nombres que les hemos puesto a nuestras tetas (me gusta la palabra tetas). Pero… ¿Qué tanto conoces tus senos?, ¿los tocas?, ¿los miras en el espejo, los manoseas en las noches?, ¿recuerdas bien el color que tiene tu pezón?, ¿notarías un bulto?, o ¿un cambio de color?

Nuestras tetas son demasiado hermosas y sobre todo, importantes, están relacionadas principalmente con la maternidad, pero también con el placer, especialmente los pezones, son unas de las zonas erógenas más complacientes que tenemos, los pezones cuentan con una gran cantidad de terminaciones nerviosas, su sensibilidad a los estímulos puede variar ya sea por la edad, el tamaño y la forma de los senos, o la actividad hormonal, por eso es importante conocer tu cuerpo.

El objetivo de esta guía de estimulación es conocer tus tetas, poder saber cuando algo no está bien con ellas, desde masajear tus senos o pellizcar tus pezones, hasta detectar un bulto o cambio físico en las mamas (tetas), cuídalas, ámalas, tócalas, disfrútalas.

Cuida, conoce, y ama un chingo tu cuerpo.

Regresar

Deja un comentario