Cinema Queer México 2022 todavía no termina y están de manteles largos porque cumplen 5 años. Este gran festival de cine nos comparte historias de personas que se viven desde la disidencia y que crean narrativas que van en contra de la hegemonía que se ha perpetuado en la pantalla grande desde hace décadas. Además, buscan hacer comunidad y crear espacios seguros tanto para les realizadores como para les expectadores.

Y para festejar que del 26 al 30 de septiembre algunos cortos y películas de la programación estarán disponibles de manera gratuita en Filmin Latino, te recomendamos 4 cortos que no te puedes perder.

Somos pequeñas. Fernanda Galindo, México, 2021

Cuenta la historia de Zara y Celika, dos mujeres seri que a través de la música crean su propio lenguaje de complicidad. El plan de Zara es participar en un concurso de rap con Celika, quien propicia un giro radical de la historia tras darle pie a su impulso por ser libre.

Este cortometraje de ficción va de la mano con un gran proyecto de investigación documental y la creación de un largometraje que narra la relación entre las mujeres comcaác de la comunidad de Punta Chueca, Sonora, con el canto. Teniendo el corto como motivo, la directora Fernanda Galindo, de la mano de la comunidad, han realizado talleres para crear canciones a través de las cuales las niñas cuentan su vida cotidiana. 

Si quieres conocer más sobre el proyecto, aquí puedes encontrar algunos de los materiales que van emergiendo en la realización del largometraje y acá la charla que tuvimos junto a Lulú Gil, directora de Cinema Queer y Fernanda Galindo, directora de Somos Pequeñas.

Azúcar, aceite, pino y agua (Sugar Pine Oil Water). Tove Pils, Suecia, 2021

Un grupo de personas queer se reúnen para realizar un ritual en el que a través del azúcar, aceite, pino y agua, se entregan para compartir un poco de sus vidas. Fotografías antigüas, cartas y cuarzos, revelan un poco de su pasado y al mismo tiempo configuran un tributo para quienes lucharon por que ahora elles puedan vivir sus vidas. 

Este ritual en medio del bosque, nos comparte un poco de la magia que implica encontrarnos y hacer comunidad a través y más allá de las diferencias.

Mi pronombre es la muerte (Pronoun Is My Death). Zafira Vrba Woodski, Suecia, 2020

Le directore trans Zafira Vrba Woodski, hace un desgarrador recorrido desde los juicios por brujería del siglo XVII en Europa hasta la actualidad. A través de paisajes y texturas, hace un repaso histórico duro pero necesario para recordar y honrar la lucha de sus ancestres y nos invita a celebrar la vida y experiencias de todes aquelles quienes trans-citan, trans-greden y trans-forman realidades para un futuro diferente. 

México es el segundo país del mundo con más agresiones a la comunidad trans y bajo este duro contexto, vale la pena que nos permitamos ser interpelades con historias como esta que nos permiten (re)conectar desde la mirada de otres. 

Juntas (Zweisam) Zhamilya Sakhari, Alemania, 2021

Narra la relación entre Jezzy, una mujer de descendencia africana y Amira, una mujer árabe. Esta historia de amor está atravesada por la relación con sus respectivos padres y aún cuando su encuentro se dio en un contexto complejo que refleja los problemas estructurales que tienen que enfrentar día a día quienes se viven desde la disidencia, ellas reconocen en su amor una fuerza para seguir caminando juntas. 

Las diferentes culturas en las que fueron educadas Jezzy y Amira, colisionan y nos dejan ver que aún cuando la necesidad de esconderse tiene como germen el mismo problema, los caminos para ser libres toman rumbos distintos. 

 

La representación importa y todas las historias que nos comparte Cinema Queer, son parte fundamental para contarnos como realmente queremos a través del cine.