Las mujeres empleadas en la industria de la moda en México han enfrentado por años despidos injustificados, horas extras sin pago, acoso sexual, brecha salarial por género, discriminación, centros de trabajo inseguros, falta de apoyo a la maternidad y afectaciones a la salud, no se le ha dado la importancia necesaria al trabajo que realizan y por lo tanto se ven en constante desigualdad y en desventaja en temas de derechos laborales.

Fondo Semillas lanzó la campaña #MaquilandoElCambio cuyo objetivo es llamar la atención sobre las historias de las trabajadoras que elaboran nuestra ropa y visibilizar la labor que realizan organizaciones como MUSA (Mujeres Sindicalistas Asociadas) que brinda talleres a las trabajadoras para que conozcan y ejerzan sus derechos laborales.

¿Haz pensando en la historia detrás de la ropa que usas a diario? ¿de tus pantalones favoritos, o de esa blusa que te encanta? La industria de la moda se tradujo en importantes ingresos para la economía del país, sin embargo las trabajadoras no reciben un pago justo y no les alcanza para comprar la canasta básica. Conoce las historias de Oliva y Lety, que como muchas otras trabajadoras de la maquila textil trabajan en condiciones de abuso.

Debido a las grandes cargas de trabajo, horarios extenuantes y falta de seguridad social, la mayoría de las trabajadoras de las maquilas viven con malestares físicos y en constante vulnerabilidad laboral. Debido a esto, surge MUSA, una organización que busca informar a las mujeres trabajadoras sobres sus derechos laborales y darles acompañamiento jurídico.

Gracias a Fondo Semillas y colectivos como MUSA las mujeres trabajadoras han podido pelear por condiciones laborales justas. Ahora ellas levantan la voz, exigen sus derechos y ayudan a sus compañeras de las maquilas para que reciban un trato digno por su trabajo.

“Buscamos apoyar los procesos de dignificación del trabajo y la vida de las trabajadoras. Si queremos un mundo distinto, tenemos que empezar por mirarnos entre todas y todos con respeto e igualdad. Para ello, tenemos que poner nuestros recursos y energía en lograr que todas las personas tengan acceso a un trabajo justo y digno, que les permita tener una vida sana y feliz”

Laura García Coudurier, directora ejecutiva de Fondo Semillas.

Deja un comentario