Salvemos #InternetFeminista

Feb 26, 2020

Seguro has escuchado que la neutralidad de la red está en riesgo en México, (si no, no te vayas, que esto te interesa). Y es que el Instituto Federal de Telecomunicaciones sometió a consulta pública el “Anteproyecto de lineamientos para la gestión de tráfico y administración de red a que deberán sujetarse los concesionarios y autorizados que presten el servicio de acceso a Internet”, que podría afectarnos severamente a quienes gustamos de buscar, crear y compartir memes con todo el punch feminista, es decir, a las usuarias de internet.

A través de la campaña “Salvemos Internet”, organizaciones civiles nos explican que este anteproyecto abre la puerta a distintas amenazas: a priorización pagada, la invasión a la privacidad y la falta de transparencia. Lo que significa, entre muchas cosas, que se permitiría que los Proveedores de Acceso a Internet (como Telmex, Izzi, Total Play y esos poquitos otros) puedan decidir a qué contenidos podemos tener acceso, sí, o sea Slim decidiendo.

Pero vamos por partes. Es clave que tengas claro qué es lo que está en riesgo:

Una de las razones por las que nos gusta mucho internet es porque en este espacio público podemos acceder a una enorme cantidad de información y navegar por los contenidos páginas web, plataformas y aplicaciones que nosotras decidamos, a eso se le llama “neutralidad de la red”, que es un principio de no discriminación del tráfico de datos en Internet, que consiste en que los proveedores de Servicios de Internet no discriminen entre esos datos.

Ahora, ¿por qué es problemática la “priorización pagada”? Porque rompería por completo la “neutralidad de la red”, por ejemplo, permitiría que una compañía pueda pagarle a un proveedor para que sus contenidos se vean más que otros, o antes que otros. Es decir, los entes con mayor poder económico podrían tener más influencia respecto a qué contenidos son más accesibles que otros en Internet, y privilegiar los que corresponden más a sus intereses o convicciones personales.

Desde Luchadoras, nos sumamos a la campaña, porque claro que queremos salvar internet y sobre todo defender nuestra #InternetFeminista esa que habitamos para conectarnos con otras, en la que nos organizamos para alzar la voz y hacemos redes, la que nos dota de información que históricamente nos fue negada: placer, derechos sexuales, derechos reproductivos, identidades, temas que nos dijeron que era mejor no conocer.

El llamado es para decirle al IFT que no queremos una internet que no nos permita un acceso universal, satisfactorio, accesible, sin condiciones, abierto, significativo e igualitario a internet.

Te dejamos algunos de los temas que nos parecen clave para los feminismos y  que pueden verse afectados si la neutralidad de la red desaparece.

1. Aborto

Imagina un mundo en donde los contenidos que puedes ver sean aquellos que tienen un fuerte respaldo económico detrás. A esto hacen referencia los artículos 3, fracción III, 7 y 8 del anteproyecto, que permiten a los Proveedores llevar a cabo prácticas de gestión de tráfico discriminatorias de aplicaciones, contenidos y servicios, basadas en criterios comerciales, esto, según el análisis de “Salvemos Internet” elevaría para los usuarios los costos de acceso a aplicaciones, contenidos y servicios no priorizados.

Con la neutralidad de la red, tal vez te tardes un poco, pero seguro encuentras la información que necesitas. Nos preguntamos si el movimiento “provida” no estaría dispuesto a invertir (seguro que sí) para que sus contenidos sobre la prohibición del aborto (llenos de fetos ingenieros e imágenes sangrientas y religiosas) sean los únicos a los que puedas acceder.

El derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y maternidades no es aún una realidad para todo México. De acuerdo con el Observatorio de Muerte Materna, los abortos en condiciones de riesgo son una de las cinco causas más recurrentes de este tipo de muertes, el acceso a la información para la prevención, es vital.

Quienes brindan acompañamiento e información para acceder a formas de interrupción del embarazo seguras y sin riesgo son, en gran medida, redes, colectivos y organizaciones que no podrían responder a  criterios comerciales y que han encontrado en internet una herramienta que les permite articularse.

2. Historias de mujeres guerreras

¿Recuerdas cuando el único modelo de mujer al que podíamos aspirar es aquella que espera a que el mundo o el “bueno” la rescate?, y es que el contenido que podíamos acceder (quienes no teníamos cable) eran solamente los programas y novelas de Televisa. Solo podíamos acceder entonces a los contenidos generados desde su visión del mundo.

Internet quebró ese monopolio de referentes y ahora es más amplia la pluralidad de voces e historias. Conocer los relatos de mujeres fuertes, valientes, que rompen estereotipos sobre el género, los roles sociales o el cuerpo es más fácil, y ahora muchas leemos esas historias del sí, las historias que nos dicen que ¡somos capaces de todo!

Y aún no es suficiente, iniciativas, como la Editatona, siguen impulsando que internet pueda poblarse de contenidos que hablen sobre las mujeres y las coloquen como agentes de cambio o visibilicen los aportes que han realizado históricamente.

Dentro del Anteproyecto se abre la puerta a la priorización pagada de tráfico a través de figuras como los “servicios diferenciados”, esto elevaría para quienes usamos internet los costos de acceso a aplicaciones, contenidos y servicios no priorizados, lo cual atentaría contra la libertad de elección y representaría mayores costos totales por el acceso a una menor cantidad de aplicaciones, contenidos y servicios en Internet.

Igualmente, la prácticas de priorización pagada generarían barreras de entrada y riesgos de salida para aplicaciones, contenidos y servicios nuevos, pequeños o sin fines de lucro, afectando la innovación, la competencia, la diversidad y pluralidad en Internet. ¡Imagínate que tuvieras que pagar un dineral por leer los contenidos que muchas plataformas feministas están publicando!

3. En las calles, queremos ser libres

Los lineamientos que se proponen en el anteproyecto y que podrían ser aprobados el próximo 6 de marzo, también abren la puerta a la censura. Por ejemplo, el artículo 5, fracción III y IV del Anteproyecto autoriza el bloqueo, degradación, restricción, discriminación, obstrucción, interferencia o filtrado del acceso a contenidos, aplicaciones o servicios en “situaciones de emergencia y seguridad nacional” o “a petición expresa de autoridad competente”.

Y no sé si te has dado cuenta amiga, pero cada vez que salimos a las calles a manifestarnos por las violencias machistas, por el alto número de feminicidios del país, por el reconocimiento de nuestros derechos, cuando salimos a ocupar las calles, la vigilancia y la represión son mayores, e imagínate tú que “la autoridad competente” solicite que pueden censurarnos aquellos publicaciones en las que nos organizamos, o prevenimos riesgos durante las movilizaciones, o que pueda restringir las aplicaciones que hemos desarrollado para nuestro monitoreo y seguridad.

Señalar o visibilizar toda la información a la que las mujeres aún no tenemos acceso, o en la que los algoritmos no nos favorecen, nos llevaría escribir un libro entero: algunos capítulos podrían ser placer, orgasmos, pussys, clitoris. Para que quienes trabajamos por poner estos temas en el espacio público nos es indispensable la neutralidad de la red.

Por eso salvar Internet es también una apuesta feminista. Te invitamos a que te sumes a la campaña, sumando tu voz a través de las redes sociales para oponerte a estos cambios que pondrían en riesgo el acceso libre a los contenidos que necesitamos hoy las mujeres.

Ilustración: Citlalli Dunne

Otras entradas

Mujeres que convierten los datos en arte

[vc_row type="in_container" full_screen_row_position="middle" scene_position="center" text_color="dark" text_align="left" overlay_strength="0.3" shape_divider_position="bottom" bg_image_animation="none"][vc_column column_padding="no-extra-padding"...

Internet segura para las mujeres. Agenda para el nuevo gobierno

El “mundo virtual” no se reduce a una partida ocasional de Warcraft o una sesión de Sims. No se separa del “mundo real”, ese que sucede más allá del WIFI, las búsquedas de Google y las selfies de Instagram. Por el contrario, está directamente relacionado. Conectarte a...