¿Estas harta de que los troles te sigan preguntando por qué tanta atención al feminicidio?, ¿Cansada de esas reuniones familiares donde los tíos machitos sabelotodo te dicen que no seas exagerada?

¡Nosotras también!

Así que preparamos esta guía con cuatro explainers básicos sobre por qué es tan importante la lucha contra el feminicidio, y por qué OBVIAMENTE empieza por reconocer que existe y castigarlo como un delito.

Sí, estamos en 2020 y tenemos que seguirle dando clases de historia feminista reciente, porque quieren echar para atrás los últimos años de avances. La semana pasada, Alejandro Gertz, Fiscal general de la República bajo el argumento de hacer más sencillo de comprobar el delito para las autoridades. Y por su parte, en la mañanera, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que los feminicidios eran una estrategia mediática de distracción para golpear a su gobierno.

¿Eso de verdad está pasando? Hoy amanecimos con la noticia del terrorífico feminicidio de Ingrid Escamilla, los titulares de los periódicos de nota roja volvieron a hablar de “crimen pasional” y a compartir sin restricción alguna imágenes atroces que replicaron masivamente este último acto de despojo a la dignidad que cometieron contra ella.

Ya basta. Hay quienes se resisten a entender. Nosotras sabemos que existen las razones para seguir luchando. Chécate estos explainers y úsalos para neutralizar a los señoros en turno.

1. Si te dicen… ¿pero por qué feminicidio... si ya existe el homicidio? 🙄

Básico uno. El homicidio es el delito que comete cualquier persona al matar a otra. Por ejemplo, un señor atropella a una mujer desconocida en la calle en un accidente, aunque la víctima sea mujer, estamos hablando de un homicidio.

Pero en México desde hace más de VEINTE años, a las mujeres nos están asesinando con saña, como consecuencia de una mentalidad machista que cree que puede hacer lo que quiera con nuestras vidas y nuestros cuerpos.

A partir de los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez en los años noventa, fue necesario crear un nuevo delito, “feminicidio”, para nombrar a esos crímenes que compartían al menos esta característica común, eran asesinatos misóginos de mujeres cometidos por hombres.

Es decir, hombres matando mujeres como consecuencia de alguna forma de violencia de género, como por ejemplo, la violencia en el matrimonio o la violación sexual.

Entonces, si la mujer que atropelló el señor era su esposa, y tenían antecedentes de una relación violenta, eso podría ser un feminicidio. O si una mujer es violada, asesinada y abandonan su cuerpo en la calle, eso también es feminicidio. Son asesinatos de mujeres perpetrados en “razón de género”, es decir, producto de creencias machistas sobre las mujeres.

2. Si escuchas… “La culpa la tuvo Cupido” recuerda, no fue crimen pasional

Básico dos. Aunque sigas leyendo en los medios “CRIMEN PASIONAL”, eso está mal. Supone que matar a alguien producto de celos o cualquier otra situación en la vida de pareja es justificable.

En algunos estados del país hay códigos penales reconocen lo que llaman “emoción violenta”, como un estado de alteración bajo el cual la persona pierde conciencia plena de sus actos…

En caso del asesinato de mujeres, ¡NO! no podemos creer que “perdieron los estribos y los pobrecitos no sabían lo que hacían” para así restarle responsabilidad al crimen.

Seguir llamando “crimen pasional” al feminicidio es encubrir o justificar al agresor. Los celos, los golpes y la violencia no son parte normal de una relación, y si se exacerban y culminan en el impulso de matar, es igualmente un delito.

3. Si insisten… ay, pero si en México matan a más hombres que a mujeres...

Básico tres. No hay que ser simplistas, necesitamos lecturas complejas de la estadística.

Sí, es real. En cifras más hombres son asesinados en México. Pero también las mujeres somos el 51% de la población total del país, y eso no significa que vivamos en igualdad ¿verdad?.

Combatir la desigualdad de género significa que tenemos que identificar y combatir las brechas que enfrentamos.

Según Data Cívica, las mujeres en México son más asesinadas en sus viviendas, mientras que los hombres en la vía pública; pero a partir de 2007 los asesinatos de mujeres en la vía pública han ido en un aumento estrepitoso.

¿Quiénes son los principales asesinos de las mujeres? Hombres que son sus parejas. El 48% de los asesinatos de mujeres de 2012 a 2017 fueron cometidos por sus concubinos o esposos.

¿Quiénes son los principales asesinos de los hombres? Hombres también. 56% de los asesinos son su padre, hermano, primo, sobrino, hijo, nieto o conocido.

¿Los hombres están muriendo por hacerse “hombres”, es decir, por cumplir los mandatos de la masculinidad? De acuerdo con el Sistema Nacional de Información de Salud (SINAIS) el 70% muere por disparo de arma de fuego.

Los varones son quienes deben preguntarse sobre su tóxica masculinidad ¿Pueden renunciar a esa forma de ser hombres? ¿Cómo los violenta a ellos su género?

4. Si el gobierno se excusa… pregúntate, ¿qué onda con el Estado cómplice?

Combatir el feminicidio no solo implica perseguir a los culpables, sino que las mujeres podamos salir tranquilas, caminar y vivir libremente en nuestros espacios públicos o privados. Esa es una obligación del Estado.

Aunque la Corte Interamericana de Derechos Humanos estableció en la sentencia de n el caso Barrios Altos vs. Perú, que todas las personas que han sufrido algún tipo de violación tienen derecho a que se esclarezcan los hechos, en México, según el Observatorio Nacional del Feminicidio solo en el 1.6% de los feminicidios cometidos de 2012 a 2013 se dictó sentencia.

Y no conforme con eso, nos seguimos enterando de más casos cada día. En los últimos 5 años los feminicidios aumentaron de 7 a 10 diarios en el país.

Estamos atrapadas en el círculo vicioso de la incapacidad del Estado. Ya conseguimos leyes, presupuestos, institutos, centros de justicia. La situación no cambia. No hay garantías de que las leyes sean aplicadas, no se investigan los asesinatos de mujeres como feminicidios en los Ministerios Públicos y en los tribunales no hay una perspectiva de género.

En los medios se sigue juzgando a las víctimas y además se estigmatizan las protestas de mujeres.

¿Estamos en un callejón sin salida? Las autoridades están declarando alertas, dicen que están haciendo algo, pero la cantidad de asesinatos no disminuye. México es el segundo país con mayor número de asesinatos de mujeres, después de Brasil según la CEPAL.

Sabemos que habrá para quienes ninguna explicación resulta suficiente. No es la primera vez que luchamos para des-normalizar la violencia que vivimos las mujeres. Estas también son algunas de las razones por las que luchamos.

¡Ni una asesinada más!

Deja un comentario