CUIDAR ES TRABAJAR

Por Christian Mendoza (@chris_medoz)

El trabajo doméstico y de cuidados primordialmente lo realizan mujeres y niñas dentro de los hogares:

  • Es esencial para satisfacer las necesidades básicas de reproducción, salud y bienestar de las personas.
  • Permite que todos y todas desempeñemos funciones económicas y sociales en el espacio público.
  • Son la base para sostener el funcionamiento del sistema económico y social.
  • Por realizarse en el espacio privado, permanecen en la invisibilidad y desvaloración.

Por ello decimos que estas actividades expanden el bienestar social de manera invisible y gratuita principalmente a costa del trabajo de las mujeres, impactando de manera negativa en su propio desarrollo y autonomía.

Desigualdad en la intimidad

Por la asignación de roles de género, la responsabilidad de estas actividades ha recaído de manera desproporcionada sobre las mujeres y las niñas, impactando de manera negativa en sus posibilidades de desarrollarse en otros ámbitos de la vida, y representando un obstáculo para el avance de la igualdad de género.

La sobrecarga de trabajo doméstico y de cuidados dificulta que las mujeres puedan remontar las condiciones adversas al no contar con el mismo tiempo ni posibilidades de acceder a mayor educación, mejores trabajos y mejores remuneraciones económicas. En América Latina y el Caribe  más de la mitad de las mujeres de entre 20 y 24 años no buscan trabajo fuera del hogar debido a la carga de trabajo que tienen con las tareas domésticas.

En México, según la Encuesta Nacional sobre el Uso de Tiempo (ENUT):

  • Las mujeres realizan 29.8 horas de trabajo semanales en labores domésticas, frente a las 9.7 horas que destinan los hombres a estas actividades.
  • En materia de cuidados, los hombres invierten 12.4 horas semanales mientras que las mujeres 28.8 horas. Es decir, ellas destinan 39.8% más de su tiempo a las labores de cuidados de otras personas.

Si bien el trabajo de cuidados y doméstico no está monetarizado, su valor económico en 2015 alcanzó un nivel equivalente a 4.4 billones de pesos, lo que representó el 24.2 % del PIB del país, superando a algunas actividades económicas como la industria manufacturera o el comercio.

Es necesario minimizar el impacto de la carga de trabajo de cuidados no remunerado de las mujeres:

  • Impulsando transformaciones culturales sobre:
    • El reconocimiento y revaloración del trabajo doméstico y de cuidados
    • La promoción de la redistribución de las tareas de cuidado al interior de los hogares
  • Impulsar la corresponsabilidad entre el Estado, empresas y actores sociales clave para generar políticas públicas integrales que permitan a las personas cuidar de sí mismas y de sus familias sin descuidar su desarrollo profesional.
  • Incrementar los servicios públicos de cuidado de calidad
  • Garantizar el acceso a seguridad social que sea universal y con prestaciones completas.
  • Continuar midiendo el aporte del trabajo doméstico y de cuidados e incorporar estas mediciones en los indicadores de desarrollo nacional.

 

Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir

Somos una organización y centro de formación feminista de la sociedad civil que, desde su creación en el año 2000, ha contribuido a fortalecer liderazgos sociales y la participación ciudadana con perspectiva de género y de derechos, como una estrategia para avanzar hacia la igualdad de género y la justicia social.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.