DIY ¡HAZ TU TOALLA FEMENINA DE TELA!

Vídeo por Fernanda Muñoz

Nos enseñaron a pelearnos con nuestra menstruación; a verla como un desecho, ocultarla o pensar que es algo sucio, doloroso y con olores desagradables; afortunadamente cada vez hay más iniciativas, propuestas e ideas  para ayudarnos a dinamitar esos mitos.

Iniciativas como Menstruación Consciente nos ayudan a entender que mucho del dolor, el desagrado y las incomodidades son consecuencia de la intoxicación que producen en nuestro cuerpo los materiales sintéticos con los que están realizadas las toallas sanitarias y los tampones, y que muchas de nosotras conocemos como única alternativa menstrual.

Estuvimos en Cosmos Cooperativa en donde  Zamira Silva, una chica con mucho punch, nos ayudó a hacer nuestras propias toallas de tela, una alternativa para ir desintoxicando nuestro cuerpo y sangre, ahorrar dinero y recordarnos tenemos el poder de hacerlo nosotras mismas.

Aquí te dejamos los pasos para que hagas tus propias toallas de tela.

  1. CONSIGUE LA TELA.

Para las toallas necesitas una tela que no irrite la piel, se absorbente y no provoque que tu piel sude demasiado. La franela americana es la indicada para ello, la encuentras con estampados distintos y divertidos. De medio metro de tela te pueden salir varias toallas, dependiendo del tamaño que decidas darles. También vas a necesitar franela no tratada para hacer el relleno.

 

  1. HAZ EL MOLDE

Necesitas un molde con la forma de la toalla, lo puedes sacar de internet o puedes usar una toalla femenina desechables para hacerlo. Sobre un cartoncillo o papel resistente (puedes usar el de la caja de cereal) coloca el molde y calca la silueta de la toalla.

Puedes hacer el molde del tamaño que tú necesites o de los tamaños standars de las toallas nocturnas o regulares. Guarda el patrón que hiciste para cuando quieras hacer nuevas toallas.

Ojo: Aunque prefieras las toallas sin alas, en toallas de tela es recomendable usar alas para que puedas fijar la toalla a tu ropa interior.

  1. COPIA Y CORTA  

Cuando tengas el molde colócalo sobre la franela americana, para sujetarlo puedes usar alfileres. Si eres una experta cosiendo copia al ras la figura en la tela, si no, marca el contorno dejando el espacio de un dedo entre el patrón y la figura que calques. Necesitas copiar dos veces el patrón, una parte será la “cara” de la toalla que estará en contacto con tu piel y la otra estará en contacto con tu ropa interior. Corta ambas caras lo más derecho que puedas.

  1. HAZ EL RELLENO

El relleno de la toalla es lo que absorberá la sangre menstrual, para hacerlo necesitarás “franela cruda”, es decir, la franela que no tiene ningun estampado o color. Mide el ancho y largo de tu toalla, eso es lo que debe medir el relleno. Dependiendo de la absorción que busques es el número de vueltas que debes darle a la franela, te recomendamos  alrededor de 6 vueltas para una toalla regular y 15 vueltas para una toalla nocturna. Cuida que el relleno quepa perfectamente en la figura de la toalla.

  1. COLOCA EL RELLENO

Una vez que tengas la parte del relleno armada, cosela a uno de los patrones que cortaste. Tienes que hacerlo de forma vertical a lo largo de la toalla, para sujetar el relleno cose dos líneas verticales que también fungirán como canales que además de ayudarnos a que la parte absorbente quede fija,  ayuda a que la sangre se distribuya y evite salirse.

  1. ¡A COSER SE HA DICHO!

Coloca la parte de la toalla a la que le cosiste el relleno “boca abajo”, encima coloca el otro patrón de la toalla. Tienes que coser como  si fuera una funda de almohada, es decir por todo el contorno (es más fácil si comienzas por las alas) y dejando una parte abierta para después voltearla.

  1. CIERRA LA TOALLA

Una vez que hayas cosido todo el contorno, voltear la toalla para que el relleno quede dentro de ella y cierra la parte que dejaste abierta.  

  1. COLOCA EL VELCRO

Tras cerrar la toalla hay que colocar un velcro para que puedas “abrocharla” desde las alas, en una de las alas cose la parte más rugosa del velcro y en la otra ala, la parte que más suave, hazlo con cortes pequeños de velcro para que después éste no te lastime. También puedes poner un botón (aunque es más complicado). ¡LISTO! tienes toallas reutilizables y libres de tóxicos.

 

ALGO MÁS SOBRE TUS TOALLAS

Presupuesto: Los materiales no son costosos. En promedio puedes gastar 12 pesos por toalla.

Tiempo de vida: Puedes usar cada una de tus toallas de tela de un año a un año y medio, el material se va desgastando con las lavadas.

Lavado: Para lavarlas, sólo debes ponerlas a remojar en agua con bicarbonato y vinagre blanco. El bicarbonato nos ayuda a sacar la mancha de sangre y el vinagre blanco funciona como un antiséptico (quita las bacterias y desinfecta). Déjala remojando mínimo 5 horas (si el flujo es muy abundante es preferible dejarlo más tiempo). Después de sacar la sangre, lávala con un jabón que sea a base de bicarbonato, esto nos ayudará a sacar la mancha más rápidamente. Finalmente sécala al sol.

Tiempo de absorción. Esto depende de tu flujo, aunque tiene un poco menos de resistencia que las toallas plásticas, puede durar hasta 5 horas. Es importante que cuando comiences a usarlas identifiques cuánto tiempo tarda en llenarse.

Por último te recomendamos que te juntes con tu manada y  hagan sus toallas de tela. Así lo vivimos en Luchadoras y aprendimos nuevas formas de reconciliarnos con nuestra sangre menstrual.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Inglés | Español