#SANAR

El 19 de septiembre de 2017 las entrañas de la tierra se sacudieron, el movimiento  no sólo fue en el piso, sino en nuestras seguridades. El sismo nos cimbró el adentro. Sanar, se volvió indispensable. Nos reconocimos en el estrés, el cansancio, la ansiedad y el agotamiento propio y de otras: las que salieron a las calles, las que no tenían hogar, las que simplemente estaban asustadas.

En Luchadoras sentimos la urgencia de tener conversaciones, intercambios y reflexiones sobre lo que significa #Sanar. Antes de iniciar nos dimos cuenta que ese concepto depende de nuestras experiencias, momentos de vida, sueños o esperanzas.

Para las mujeres de la Ciudad de México ese sismo fue literal, pero a otras nos hizo reflexionar que los momentos de crisis, quiebre o fragmentación siempre nos acompañan, “los sismos tienen diferentes formas” y podemos enfrentarlos en cualquier momento.

¿Cómo nos sanamos? ¿Cómo es eso de sanar? ¿Cómo afrontamos nuestros miedos? ¿Por qué estar agotada y estresadas es sinónimo de ser activistas? ¿Por qué ya no podemos vivir sin estrés? ¿Por qué muchas se decían a sí mismas que no pueden parar en las urgencias, en la ayuda, en la defensa?

Cuestionadas y con la intención de visibilizar la potencia de nuestros cuerpos, así como de construir espacios de sanación propios hilamos, trabajamos y publicamos  #Sanar, una serie  para contestar y hacer más preguntas, desde diversas dimensiones, a través de la reflexión, la imagen, la palabra, la poesía, la música, la fuerza y la acción.

Decidimos que fuera una serie porque #Sanar parte de reconocer la integralidad del cuerpo, el bienestar y la salud, todo esto no puede ser contestado desde una sola mirada, sino desde múltiples.

Las historias que son parte de #Sanar cuestionan los conceptos de salud y  enfermedad. Hacen una denuncia de la institución e industria médica que se apropió de nuestros cuerpos, saberes y malestares, para construir una definición única de sanación, haciéndonos pensar que “estar bien” es algo que se logra externamente y con el conocimiento de alguien más, a través de la medicalización y patologización de lo que nos sucede.

Queremos comenzar a dinamitar esa costumbre médica de violentarnos a través de etiquetar y segmentar nuestros órganos. Con estas historias recordamos que existen tecnologías  que podemos rescatar para reclamar el control de nuestros cuerpos.

#SANAR cuenta las ideas revolucionarias y transformadoras que mujeres están desarrollando en el ámbito de la salud. Sus historias representan ejemplos de resistencia y sonoridad, pues brindan un acompañamiento amoroso y cuidado a otras mujeres, contrarias a las prácticas solitarias e individualistas que encontramos en instituciones y dependencias médicas.

Las propuestas que hemos documentado enlazan la salud con el movimiento, las estaciones del año, la tecnología y conocimiento  abierto, alternativas ecológicas de cuidado, el reconocimiento de los fluidos y de la sangre, como una forma de romper con los mitos e ideas erróneas sobre otros aspectos de la salud.

Esperamos que estas historias te pueden generen dudas, te cuestionen, pero sobre todo: te inspiren a pensar nuevas formas de concepción de la salud.

Sesión de trabajo Río Abierto. Foto: Luchadoras
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Inglés | Español