GIRL POWER: SANY Y 28 GENIAS DEL GRAFFITI

Vídeo por Fernanda Muñoz

“¿Qué?¿Si no tienes pene no puedes hacer graffiti?”, eso se pregunta Lady Pink -la primer mujer graffitera en Nueva York a finales de los años setentas- en el documental Girl Power. Ella es una de las 28 mujeres que entrevista Sany, nuestra genia del mes, para su documental sobre la emancipación de las mujeres en el mundo del graffiti.

Todas las fotos son cortesía de Girl Power

¿De verdad sigues pensando que la escena del graffiti mundial sigue siendo masculina? ¿Por qué?¿Porque es ilegal?…Sany, graffitera activa de República Checa, empezó a grabar el documental Girl Power sabiéndose como la única graffitera activa de Praga, pero no como la única en el mundo. Ella sabía que existían mujeres en la escena del graffiti y se propuso contactarlas con una intención: motivar a más mujeres a expresarse y apropiarse del espacio público.

El documental se estrenó en 2016, después de 7 años en los que viajó por 15 ciudades buscando a las graffiteras más famosas para documentar su trabajo y los retos que enfrentan en el predominantemente mundo masculino del graffiti ilegal. En Girl Power ella no nos presenta a una, sino a muchas genias del graffiti de todo el mundo.

El documental retrata el trabajo de 28 mujeres que ya son leyenda en el mundo del graffiti: Lady Pink, la primera graffitera de Nueva York;  Martha Cooper, icónica fotógrafa que ha retratado la escena del graffiti y hip hop en Nueva York; Panmela Castro, una brasileña que utiliza el graffiti como plataforma para denunciar la violencia contra la mujer; o Utah, la famosa grafitera neoyorkina que ha pintado los trenes de ciudades en todo el mundo a lado de su pareja, Ether.

 

 

 

 

 

Además, el documental es un trabajo biográfico de Sany. Explora las dificultades que tenía con su doble vida: de día, trabajaba como gerente de una empresa; de noche, salía a rayar las paredes de su ciudad. Tenía una doble identidad que mantenía oculta, incluso, de su familia. Aborda los estigmas de género que se ha encontrado a la largo de los 15 años que lleva haciendo graffiti. El más común: pensar que las mujeres no podían hacer graffiti, sobre todo ilegal, porque son más “débiles” y por el peligro que implica.

La discriminación por género también se expresa en las paredes. Cuando Sany empezó a hacer graffiti, las firmas eran revolucionarias, eran más coloridas, con símbolos claramente femeninos dentro de una estética masculina mucho más sobria. Confiesa, en el documental, que al principio les rayaban sobre el graff “regresa a la cocina” sólo porque una mujer estaba en un ámbito que se consideró por mucho tiempo como masculino.

Esas épocas terminaron. Cada vez hay más mujeres haciendo graffiti en el mundo, pero la visibilidad de las mujeres en la escena es casi nula a comparación de la presencia masculina. No es que no existan las mujeres en la escena, es que los medios no representan esta realidad. Con Girl Power, Sany quiso romper con esta tendencia para que, dentro de unos años, no siga existiendo el estereotipo.

Si nos remontamos al origen del graffiti, se trata de una forma de comunicación emergente que surgió con la necesidad de dejar huella. De ser conocido y trascender tu nombre en un territorio. La necesidad de dejar algo tuyo. Sany lo tiene claro, también hay mujeres que se apropiaron del espacio público para decir algo, para dejar su firma y gritar que también existen.

Karen Santiago

Chabacana y derechohumanera. Periodista egresada de Polakas.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Inglés | Español