ANTIPRINCESAS: HEROÍNAS REALES PARA NIÑAS

Delicadas, hermosas, abnegadas, románticas, simplemente: perfectas, así son las princesas de los cuentos. Historias que mandan a niñas y niños mensajes que se convierten en mandatos y que refuerzan muchos estereotipos sobre cómo deben ser las niñas cuando crezcan.  

Nadia Fink es periodista y escritora argentina, que está cansada de esos estereotipos y tiene claro que muchas niñas no quieren ser princesas, quieren ser guerreras, libres e independientes, “hay muchas heroínas de carne y hueso, que ahora andan caminando por todo el mundo, sembrando su semilla de cambio”.

A partir de la editorial Chirimbote creó la colección de “Antiprincesas” cuentos que relatan la historia de personajes reales, latinoamericanos que cambiaron las reglas del juego, así como de brujas que no son malas, son sabias, tienen conocimientos, pueden ser guías.

Conocimos a  Nadia en el pasado Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan y nos contó más de lo que hay detras de las antiprincesas y antiheróes.

 

¿La figura de las princesas es tóxica para las niñas?

Las  princesas vienen desde hace siglos mostrando un modelo de mujer cargado de estereotipos llenos de varias características que sí creemos que son nocivas. Desde muy pequeñas se les muestran mujeres perfectas físicamente, (lo que se considera perfecto en la cultura). Mujeres sumisas que tienen que esperar un hombre que las rescate, que también dependen de un hombre, porque su legado es familiar, van a ser reinas y princesas solamente por familia, siempre las princesas son bondadosas, se bancan todos los males que les produzcan porque nacieron para ser buenas. Son características muy marcadas y que sí atentan contra una niñez libre y empoderada.

Es algo tan sutil y tan metido en la cultura, que no se nota, a veces, lo que puede provocar. Igual que decirle princesita  o princesa a las niñas cuando son muy pequeñas, es algo muy común y creo que también es una manera de hacerlas pensarse a sí mismas así, cuando nosotras vamos creciendo nos damos cuenta de lo metido que lo tenemos en la cabeza y de lo que nos cuesta pensarnos con una libertad de amar o una sexualidad, o incluso para decidir lo que queremos ser. Desandar esos caminos se hace mucho más largo si no se empieza desde la infancia.

¿Y cómo fue la semilla de las antiprincesas para Chirimbote?

Yo soy maestra “jardinera” y desde mi formación pensaba ¿por qué los cuentos clásicos se siguen reproduciendo? El análisis sicológico dice que los cuentos clásicos vienen a ayudar a ciertos miedos de la infancia, por eso hay brujas, lobos y a mí me parecía que no había un análisis social de los cuentos.

Después como periodista me metí a hacer biografías de mujeres, y ahí veía que transmitir eso era muy importante. Junto con Pitu que es el ilustrador, que tiene una forma muy bella de acercarse a la infancia, muy sensible, y Martín que es el diseñador que crea también estos mundos cercanos a las nuevas tecnologías tratamos de acercarnos a las infancias, lo que también tiene que ver con respetarlas, y acercarnos nosotras a su lenguaje, no pretender a veces que sigan leyendo de la misma manera que leíamos cuando éramos nosotras niñas.

Juana Azurduy – Antiprincesas. Editorial Chirimbote

La historia de Juana (Juana Azurduy) y la historia de Evita (Eva Perón) empiezan deshaciendo los mitos sobre ellas, nos puedes contar ¿cómo es que decidieron entrar a esos dichos comunes que existen? y ¿cuál es el rol de esos dichos sobre las mujeres fuertes?

Es algo que se repite en la historia, por un lado hay poca documentación (como en el caso de Juana) y por otro lo que se dice de ellas es una denostación de las mujeres poderosas. A Evita se le criticaba por cómo vestía o hablaba, no se le criticaba la mirada política, las decisiones respecto de una forma de estar al lado de quien era bueno, su esposo, o de llevar adelante su fundación por ejemplo.

Y a Juana también, por eso incluso decidimos obviar algunas partes de su historia, como por ejemplo que mueren cuatro de sus hijas e hijos por enfermedades, porque sabíamos que podía ser juzgada por eso. Es lo mismo que sucede con Violeta Parra, juzgada porque se fue a Polonia y murió una niña, yo pongo siempre el ejemplo, al Ché Guevara nunca se lo juzgó porque se fue a Bolivia, al Congo. y dejó a sus cuatro niños y niñas, porque los había dejado con su mamá, entonces ese tipo de cosas nos parece importante que se pongan sobre la mesa para que se puedan desandar esos discursos tan comunes en las mujeres en nuestra cultura.

¿Qué tienen en común Violeta, Clarice, Frida, Juana y Evita?

Creemos que todas son mujeres luchadoras, que rompieron con los moldes de la época por eso trascienden hasta hoy, son historias que se pueden traer al presente, más allá de que hayan pasado cien o cincuenta años, son mujeres que también tuvieron que discutir dentro de sus propias familias para poder cumplir eso

Ellas se encontraron con muchas barreras, y esto se repite permanentemente. Son mujeres que también siguieron su deseo, lo cual a veces se paga muy caro en las sociedades, pero que lo han llevado hasta el final, y son mujeres donde el arte también está presente. 

Liga de Antiprincesas 1. Editorial Chirimbote

¿Cómo surgió la liga de Antiprincesas?

Surgió como una idea de pensar cómo las mujeres en realidad trabajan colectivamente, Pitu (diseñador) y yo pensábamos ¿cómo podríamos mostrarles a las niñas esto de la lucha colectiva? entonces lo que  hicimos fue crear una historia de ficción.

En ella hay una bruja, que vive en el medio de un pueblo, le llamamos “Falgalá” porque es parecido a un pueblo de Argentina que se llama Andalgalá, que se hizo toda una lucha contra las mineras (es un pueblo inventado, pero a la vez tiene referencias reales).

Hay que mencionar que en la liga quisimos poner a todas las brujas como buenas, como sanadoras, que es algo que también nos han sacado con los cuentos tradicionales.

La bruja de la liga convoca a Juana Azurduy, para traer a otras luchadoras.  como Micaela Bastidas, a Bartolina Sisa, Victoria Romero, a María Remedios del Vallet lo que hace Juana es traerlas a todas para empezar a luchar.

La liga uno es la convocatoria de todas, porque Juana viaja en el tiempo y las va trayendo desde ciertos momentos de su vida, entonces aprovechamos para contar también eso, y la liga dos ya es la lucha donde se suma Berta Cáceres con las semillas.

Unx

Tiene deformación artística hace performances, videos, dibujos se junta para hacer con otrxs, puede menstruar y bailar reguetón al mismo tiempo. Su quehacer se sitúa desde un posicionamiento feminista, cuir y descolonial. Descendientx de guarichas, sudaca que actualmente habita territorio mesoamericano en la contemporánea Ciudad Monstruo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Inglés | Español